Artistas Leoneses

Portal de contenidos digitales
y divulgación artística
Cambiar color de fondo
Inicio » Artistas » Guzpeña
Selecciona una artista de la lista


O bien, realiza una búsqueda
» Últimos artistas con obra nueva

Guzpeña

www.guzpena.com


Guzpeña

Me da un café cortado y la prensa de hoy, por favor.- pedí al camarero.

Enseguida,- anunció ofreciéndome el periódico del día. Leí deprisa los titulares, sin demasiada convicción mientras el aroma del café ya me anunciaba su presencia. Llegaba a las páginas de cultura y me quemé la lengua. Varios artículos llenaban las dos escuetas páginas del diario, pero me llamó la atención una breve reseña al fondo izquierdo de la página izquierda. Una exposición vanguardista en una galería cercana, en el otro extremo de la calle. Apuré el café de un sorbo, solté de mala gana los céntimos exigidos y salí de la cafetería.
Podía ver, al final de la acera opuesta, el destello de un regalo mágico. Un regalo para la vista.

Al abrir la puerta de la galería, una mezcla de madera, lienzo y pintura, me fascina con la precisión de un susurro. Me sugestiona, transportándome a un lugar desconocido pero que me hace recordar algún rincón de mi infancia. Me arrima a esa parte de la memoria donde no hay normas para esto, ni reglas para aquello; a la vereda en la que todo es posible.

El monótono frío figurativo, surrealista con visos de futurismo que había interpretado al leer la reseña del periódico se esfuma en una atmósfera tibia de ilusionista, se desvanece en la temperatura de un prestidigitador de colores, abandonando las ataduras de mi “yo mismo” a manos de un quimérico soñador.

Cierro los ojos un instante ante la primera de las pinturas que se me ofrece, amplia y generosa; aspiro profundo, relajado, receptivo; abro los ojos y me encuentro flotando en un fantástico cielo azul del que pende con gracia una extraña composición geométrica. Un péndulo ajeno a la obligación de marcar horas, o tal vez es una máquina de fabricar piruletas de colores. Continúo el viaje por la galería saltando de espacio en espacio: aquí una playa de cometas errantes que ondean como lirios en un planeta de islotes de azúcar; más allá otra máquina que mira fijamente desde el futuro, cándida, alegre, infantil, para abrirme la puerta a un nuevo paisaje laberíntico y fértil, a un dédalo poliédrico, superpuesto en milhojas donde es imposible saber si entro o salgo; simplemente estoy en él..., jugando..., y descubro una escalera que conduce a una ventana llena de estrellas.

Esto es precisamente lo que nos propone Enrique Rodríguez “Guzpeña”, un viaje en el tiempo que no existe. Un viaje que traspasa cánones, que transgrede la realidad y nos obliga a utilizar la mayor de nuestras herramientas, la imaginación. Cada uno, la suya. ¿Paisajes que no existen?, ¿Máquinas inverosímiles?, ¿Laberintos planos sin fin?, ¿Ventanas, puertas y escaleras a lo desconocido?. Espejos, en definitiva, donde poder mirarnos sin la atadura de la adultez, sin las trabas de esperar algo convencional que pueda recordarnos lo cotidiano.

La realidad de este artista leonés, montaraz de Prado de la Guzpeña de donde adopta talento y sobrenombre es, ni más ni menos, un meticuloso y rico paisaje inventado, un esfuerzo de marcada arquitectura fabulosa y una sutil invitación a que continuemos el movimiento detenido en sus cuadros. La treintena de exposiciones, amén de selecciones artísticas, no supone un “lastre” en la creatividad del autor, que continúa con total libertad sus propios criterios pictóricos, y continua tejiendo para el espectador un mundoregalo minuciosamente elaborado.

Sergio Santacruz Santamarta. Catálogo exposición en Galería Juan de Juanes. Alicante. 2005.



Flecha decorativa Contactar con
Guzpeña